La historia del niño peruano con el peor nombre de Star Wars

La historia del niño peruano con el peor nombre de Star Wars

 

Como muchos fans sabrán, hoy se celebra el día de Star Wars, el “May the 4th be with you”. Esto ha provocado que muchas marcas y empresas lancen contenido referente a la popular saga, contenido entre el que se encuentra una publicación de RENIEC en los que se mencionan los nombres más frecuentes que los seguidores le han puesto a sus hijos.

 

 

Está Leia, Han, Luke y hasta Arturito, pero no vi un nombre que esperaba encontrar en esta lista por el ser el más raro y definitivamente el peor nombre que podrías ponerle a tu hijo si eres fan de Star Wars. Hablo del nombre Jar Jar Binks.

Ustedes dirán que no hay manera de que alguien le ponga a su hijo Jar Jar Binks, un personaje que además de ser feo, tonto y ridículo, es uno de los más odiados del universo Star Wars, pero yo les aseguro que eso es posible y que alguien lo hizo.

 

Star Wars

“Misaaa”


 

Era más o menos el 2011 y por esas cosas del destino yo me encontraba trabajando en RENIEC en una gerencia que tenía como tarea digitalizar las actas de nacimiento (y otros hechos vitales) físicas para tenerlas integradas a un sistema que hoy por hoy viene funcionando de una manera mucho más eficiente. Es así que, entre los tantos niños Messi y Neymar (que los habían y hay en cantidades) me encontré con el acta de nacimiento de un niño donde en el nombre se le consignaba Jar Jar Binks.

Obviamente mi primera reacción fue de incredulidad y de sorpresa, al punto que no pude evitar detener mis labores por unos segundos mientras procesaba el hecho que alguien haya decidido ponerle a su hijo semejante nombre, motivo de bullying obligado tanto para aquellos que no supieran nada de la saga (por lo tonto que suena el nombre) como para aquellos que efectivamente conocían al infame Jar Jar.

 

Star Wars

Más o menos lo que le esperaba al pequeño jar Jar en el colegio


 

Lo siguiente que hice fue decirle a mis compañeros más cercanos de mi hallazgo, pero tuve la mala suerte de que ninguno de ellos estaba tan familiarizado con la saga como para recordar al conejo marciano de Episodio I, por lo que mi emoción no encontró asidero y se fue disipando mientras la gente seguía con sus labores.

En ese momento pensé “¿Y si tomo una foto y se las muestro a mis amigos?”, pero inmediatamente recordé que eso me podía meter en problemas por temas de privacidad y por incumplimiento de protocolos de la línea de producción, lo cual me hizo desistir de mi propósito, tras lo cual decidí continuar con mis labores y pasar a la siguiente acta.

Un par de años después, todavía trabajando en RENIEC, recordé el hecho y decidí buscar la partida en la base de datos para esta vez sí tomar una foto a pesar de los problemas que esto podría causarme. Ya no encontré el nombre.

 

Star Wars

El pequeño Jar Jar cuando se enteró por qué se llamaba así


 

¿Qué es lo que pasó? ¿Quién sabe? Quizás el padre entró en sus cabales y le cambió el nombre. Tal vez la madre lo amenazó con el divorcio. Quizás el propio hijo entro en un cuadro clínico de depresión al adquirir conciencia del nombre que le habían puesto. Hasta a veces llego a pensar que lo soñé.

El hecho es que, aunque no me crean, el peruano Jar-Jar Binks existió, aunque ahora, tal como el personaje que le dio su nombre, ha desaparecido en el olvido… para bien.

 

Dejar una respuesta

comment-avatar

*