HTC tiene todavía un fuerte al cual sacarle provecho

HTC tiene todavía un fuerte al cual sacarle provecho

 

Quizás HTC no esté pasando por su mejor momento, pero esto no significa que sus terminales no estén a la altura de lo que exige el mercado. Ahí tenemos por ejemplo al HTC 10, un teléfono que ha envejecido bastante bien y que además de su hermoso diseño y hardware tope tiene algo que lo diferencia del resto y que, poco a poco, vuelve a ganar relevancia en el mundo de los smartphones conforme avanza la tecnología.

¿De qué hablamos? Pues de Sense, su capa de personalización de software.

 

HTC

Sense


 

Primero vamos a tener que admitir que desde aquí no eramos muy fans de las capas de personalización. Es más, tratábamos de evitarlas mientras fuera posible por “perjudicar” esta de muchas maneras la experiencia Android de la que tan admiradores éramos.

Por supuesto, las cosas han cambiado un poco, y principalmente por dos razones.

La primera tiene que ver con la fluidez del teléfono. Y es que con terminales de procesadores modestos, RAM de 2 o 1 GB y un Android que a duras penas podía con sus propios procesos, era obvio que añadirle algo más al sistema podía llegar a entorpecer la experiencia del teléfono.

 

HTC

Con la potencia que alcanzan los móviles la capa de personalización ya no afecta más la fluidez del sistema


 

Esto ha cambiado sustancialmente en los últimos años, tanto por el lado del hardware que incluyen los fabricantes en los equipos (mucho más adecuado para tareas duras) como en el software, el cual ha sido pulido por Google al nivel que una capa de personalización no llega a ensombrecer la experiencia, haciéndola más lenta o errática de lo que tal vez veríamos en una interfaz pura.

La segunda tiene que ver con la competencia. Y es que habiendo tantos fabricantes y tantos terminales parecidos en el mercado a nivel hardware, es bastante positivo (hasta podríamos decir necesario) el tratar de diferenciarse dándole a nuestro móvil un poco más de lo que tiene el resto, quizás ya no a nivel de potencia, sino a nivel de herramientas incluidas dentro del software.

Lo malo es cuando estas herramientas no son más que apps o características que nunca usaremos y están ahí consumiendo espacio y recursos, algo que por supuesto no pasa con Sense.

IMG_5149

Hay una tercera, quizás algo más subjetiva. Ya nos aburrimos un poco de la interfaz vainilla de Android.

Es así que Sense se nos presenta como una gran alternativa para darle valor agregado a los ya de por si interesantes equipos de HTC, con un apartado estético bastante agradable e identificable, posibilidad de personalización mediante temas (y vaya que se ven bien), gran variedad de herramientas a nivel fotográfico (Zoe, solo por dar un ejemplo) y una serie de herramientas multimedia y utilitarias que mejorarán la experiencia del usuario a nivel de navegación y uso.

 

HTC

Incluso un móvil gama media baja como Desire 530 tiene los agregados de Sense


 

Lo mejor es que, en una iniciativa que saludamos, vamos a tener los mismos agregados (excepto aquellos limitados por hardware) en toda la serie HTC, desde los topes de línea como el HTC 10, o teléfono más modestos a nivel hardware como el Desire 530.

Y sí, sabemos que en este aspecto estamos ante un rubro bastante subjetivo, que va a depender más de los gustos de uno u otro usuario, pero si lo que buscan es una capa fluida y que sume de verdad, Sense debe ser una de una de las opciones a considerar.

 

Dejar una respuesta

comment-avatar

*