Mi próximo smartphone será el que menos pensé comprar

Mi próximo smartphone será el que menos pensé comprar


Warning: Use of undefined constant patrocinado - assumed 'patrocinado' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/42/d511095667/htdocs/psblog14/wp-content/themes/maginess/single.php on line 123

 

Aunque parezca mentira, dejar de laborar en tu carrera y trabajar en tu hobby es muy gratificante, pero también estresante. No lo confundas, trabajar en un medio de tecnología es lo mejor que me ha podido pasar en la vida laboral, pero es un dolor de cabeza. Sí, los beneficios son muy altos como asistir a eventos exclusivos, recibir equipos con mucha anticipación, múltiples viajes fuera del país e incluso un par de regalos por el buen trabajo, pero cuando mezclas todo se hace pesado.

No hay un solo día en que reciba decenas de correos que deben responderse lo más pronto posible, notas de prensa de todo tipo, llamadas para eventos y escribir diversos artículos, ya sean de moda o contenido propio, irónicamente estos últimos son los que reciben menos clics y los que demandan más tiempo por ser contenido original; pero si hay algo que supera esto es elegir un gadget y los smartphones no son la excepción.

 

De hecho me siento más pesado en carga laboral que cuando trabajaba en una agencia digital como Social Media Manager.

 

Tal como me pasó el año pasado, tuve mucha suerte y pude probar toda la gama alta local de este 2017 hasta la fecha e incluso algunos equipos que no llegarán acá como el Pixel XL de Google. En todo este tiempo hubo equipos que me gustaron mucho como el Galaxy S8+, LG G6 y Huawei Mate 9, cada uno destacando en ciertos apartados y otros que me enamoraron como el HTC U11, posiblemente el más equilibrado de los que probé hasta la fecha en Android.

Al igual que muchos de ustedes mi dispositivo móvil no solo me sirve para chatear, ver memes y recibir llamadas, también es mi herramienta de trabajo por lo que siempre debo buscar algo bien equilibrado. Actualmente tengo un iPhone 8 Plus, un LG G6 y un Mate 9, el resto de equipos que tenía se fueron por ahí, incluso varios terminaron en sus manos.

Sí, seguro que sé que dirás que no necesito otro equipo porque ya tengo muy buenos equipos y sí, toda la razón. Pero los dos primeros en algún momento se irán a parar a las manos de mi hermano y mamá, por lo que necesito un Android y en estos dos últimos meses he estado viendo un reemplazo digno que pueda usar para trabajo. Entre estos se me venían a la mente cinco equipos: LG V30, Pixel 2 XL, HTC U11 (el modelo de 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento), Huawei Mate 10 Pro y Galaxy S8+ (sí, de nuevo).

Entonces, ¿al final por cuál opté? Pues, el que menos esperaba por su elevado precio y que no incluí en la lista: el Galaxy Note 8.

Al parecer volveré al stylus

 

Debo decir que el Galaxy Note 8 siempre estuvo fuera de mis pensamientos por su elevado precio, el cual ronda los $950 dólares antes de impuestos en Estados Unidos y localmente está a S/3999 en su formato libre, sea en retails o en prepago de operadoras.

¿Por qué diablos elegirlo? Pues justamente tiene que ver con su costo y es que al parecer ya tener casi dos meses en el mercado americano ha hecho que se deprecie muchísimo y pude conseguir una unidad liberada de AT&T a un precio sumamente ridículo totalmente nuevo, con envío a Perú me sale poco más de $800 dólares.

¿Por qué no el resto? Debo decir que le tenía muchas esperanzas al LG V30, pero todos los reviews coinciden que algo raro le pasa a su pantalla OLED, lo mismo sucede con el Pixel 2 XL. No es mala, pero no aparenta ser de este 2017 y parece ser que es un problema de hardware y no software. En el resto de especificaciones ambos teléfonos mencionados son unos monstruos.

En cuanto al Galaxy S8+, ese equipo que tuve en mayo de este año, lo pensé pero luego de la salida del Galaxy Note 8 su precio aumento y la diferencia en precio frente a este era de apenas $110 así que me fui con todo por el modelo más premium de Samsung. En el caso del Mate 10 Pro, el cual esperé con ansías, el problema era su disponibilidad y en nuestro país estará llegando en diciembre, casi mes y medio hasta su llegada. En cuanto al HTC U11 la vi gris luego que hace una semana se confirmará que habrá una versión border less, sin contar que el precio sigue estando alto.

 

Recibido y listo para su llegada a Lima

 

El Galaxy Note 8 no es perfecto pero es lo mejor de Android ahora mismo en conjunto

No lo digo yo, lo vas a leer y ver en cualquier análisis y la principal razón por la que lo elegí. El gran problema del Note 8 es su precio y al poder ahorrarme poco más de 200 dólares pues no la pensé, sin contar que me salía a la par que los otros equipos mencionados.

Eso sí, lo elegí muy bien sabiendo que no es perfecto, no solo por su diseño de cristal que lo hace frágil, sino también por su batería menor de lo esperado que seguro me llegará al día a las justas o su incómodo lector de huellas en la parte trasera (la peor decisión del universo).

Ya les contaré en las próximas semanas como me irá con el Galaxy Note 8 y si decidí bien en haberlo comprado.

Dejar una respuesta

comment-avatar

*