[Análisis] Sid Meier’s Civilization: Beyond Earth

Sid-Meiers-Civilization-Beyond-Earth-1

Sin duda Civilization es de esos juegos que a pesar de tener tantas entregas aún tiene cautivado a todos sus fans y su nueva entrega no es la excepción. 2K Games y Firaxis Games estrenaron hace un mes el nuevo Sid Meier’s Civilization: Beyond Earth, el cual he tenido la posibilidad de probar incluso antes de su venta oficial gracias a los chicos de AMD y por este motivo escribo el siguiente análisis.

Civilization: Beyond Earth es de esos juegos que te atrapa a la primera, por el nivel de profundidad que ofrece a la hora de gestionar nuestra civilización requiere un nivel de esfuerzo y dedicación que no muchos jugadores están dispuestos a realizar. Sinceramente me considero un fan número 1 de los shooters y RPGS, pero debo ser honesto en que Beyond Earth fue quizá el primer juego de sus clase que me agradó.

“No te confundas, no es nada parecido a Age of Empires o a Starcraft”

El sistema de juego ‘Sid Meier’s Civilization: Beyond Earth’  tiene un modo de estrategia clásico pero dejando de lado el sistema de movimiento en tiempo real, para ser más exactos es por turnos, tipo los RPG japoneses. Hazte la idea desde ahora que es muy opuesto a lo que hemos visto en juegos como Age of Empires, Warcraft y Starcraft. Son muy opuestos y quizá la única similitud con ambos es la construcción de edificios.

Tampoco es sencillo de jugar, hay una paciencia escondida en cada gamer que tiene la oportunidad de jugarlo que no conoce hasta que lo juega. El secreto de su éxito es bien sencillo, y se basa en ofrecer títulos perfectamente pensados, calibrados y ejecutados que convierten sus toneladas de información en procesos y mecánicas jugables donde todo tiene sentido. La jugabilidad no cambia en nada a otras versiones, incluso puedo decir que es levemente más sencilla que Civilization V.

A diferencia de otras versiones que se basan en un marco histórico basado en hechos reales en el que debíamos llevar a nuestra civilización desde sus luchas con arco y la flecha, hasta la posibilidad de dirigir ataques nucleares desde submarinos. Pues bien, esta nueva versión se basa más que todo en la ciencia ficción, quizá no tan alejada de un apocalíptico futuro.

Nuestra aventura empieza luego de un penoso accidente en la Tierra denominado el “Gran Error“, obligando a los “sobrevivientes” colonizar otros planetas. Son ocho grandes coaliciones de nombres poco originales pero que ofrecen ventajas muy distintas al comienzo, cambiando la forma en la que debemos afrontar la primera parte de la partida.

El juego nos ofrece dos modos muy diferentes. Por un lado tenemos el modo un jugador y por el otro el multijugador en línea. Para los novatos todo lo que incluye el primero te servirá en el segundo, como todos los juegos. También permite elegir como deseas iniciar tu partida, ya sea de forma rápida o de configuración avanzada, luego de esto queda escoger el nivel de partida de dificultad de partida, que llega a ser hasta 6.

El primer aspecto que llama la atención, incluso antes de iniciar la partida, es que a diferencia de otras versiones nosotros no podremos elegir una civilización con características prefijadas. todo lo opuesto. Nosotros seremos los encargados de dar forma y personalizar las características del que será nuestro futuro pueblo. Para ello, tomaremos una serie de decisiones como elegir nuestra facción, la carga de nuestra nave, o la afinidad a una filosofía de vida concreta. Cada una de las distintas opciones proporciona una serie de ventajas iniciales o condiciones favorables a lo largo de la partida, dando como resultado una mayor profundidad para seleccionar aquello que mejor se adapte a nuestro estilo de juego.

Sid-Meiers-Civilization-Beyond-Earth-2

El ambiente en el que estamos en esta ocasión es realmente hostil, nos encontraremos aliens, bichos raros e incluso un gas mortífero para nuestras unidades, en más de una ocasión terminaron con varios de mis exploradores. Lo mejor de esto es que nos da la posibilidad de interacción con el entorno, algo que no se ha visto en otras versiones.

Los objetivos para la victoria son mucho más complejos que sus versines anteriores. Así, nos encontremos con retos como contactar con otra civilización o construir un portal con el que traer colonos rápidamente, entre muchos otros que estarán muy relacionados con las tres afinidades disponibles. Además, tendremos misiones secundarias que nos permitirán mejorar y personalizar nuestro imperio, además de profundizar más en el argumento del título.

Este aspecto se puede apreciar claramente en el nuevo árbol tecnológico. En anteriores juegos de la serie, disponíamos de un árbol de progresión que aunque nos permitía tomar ciertas decisiones importantes, nos acababa obligando a seguir una línea prefijada por exigencias del guion. En Beyond Earth por el contrario el menú de investigación y progresión tecnológica presenta un formato tipo “ tela de araña” donde, partiendo desde el centro, podremos evolucionar en cualquier dirección, algo que provoca consecuencias mucho más variadas y alternativas perfectamente viables que antes serían impensables.

Sid-Meiers-Civilization-Beyond-Earth_EDIIMA20141024_0252_13

Por desgracia, el incremento en número de opciones y el mayor grado de libertad que proporciona tiene un precio, y es que este nuevo árbol tecnológico es mucho menos amigable para el jugador, que puede verse completamente perdido ante tanta nueva cantidad de información.

Conclusiones

Quizá su único punto débil, dentro de su categoría, es el hecho que la IA es realmente mala, no presenta un verdadero reto. Civilization: Beyond Earth sigue siendo un gran juego, tan bueno o mejor que sus anteriores entregas, sobre todo por la libertad que ofrece en la toma de decisiones.

Puede que algunos lo encuentren menos atractivo estéticamente al dar un giro tan brusco hacia la ciencia-ficción, incluso podría llegar a eliminar ese encanto histórico de recrear la historia de la humanidad tal y como la conocemos en favor de nuevos planetas, alienígenas y unidades orbitales, pero lo cierto es que sigue siendo nuestro Civilization de siempre, con todas y cada una de sus virtudes con algunos añadidos realmente novedosos y muy interesantes desde un punto de vista estratégico.

¿Vale la pena? Sí, recordando sobretodo que es un juego no hecho para todos y que para disfrutarlo hay que tener un poco de paciencia, ya sea por la jugabilidad a como por el trama de la historia.

En lo relativo a gráficos encontramos un estilo similar al de Revolution (con esa estética de dibujos animados) y un arte muy atractivo. Mención especial para la interfaz, todavía más pulida que en entregas anteriores y que hace accesible un juego tan complejo hasta al más neófito. Sobresaliente sin dudas en este punto y el camino a seguir para la competencia. Como suele ser habitual en este género, la música es instrumental, relajante y nada estridente.

De hecho en este último apartado es AMD el gran ganador, ya que junto a Firaxis han logrado que las GPU de los primeros sean mucho más eficientes que las de Nvidia y por una diferencia de hasta 15%. De hecho Civilization: Beyond Earth es el primer juego en utilizar una variedad de técnicas exclusivas aplicadas a través de Mantle.

  1. Antialiasingde calidad mejorada (EQAA, por sus siglas en inglés): Mejora la calidadantialiasingal duplicar las muestras de cobertura (vs. MSAA) en cada nivel AA. Esta función se habilita automáticamente para los usuarios de AMD cuando se activa AA en el juego.
  1. Almacenamiento de comandos multihilo: Mantle permite a los desarrolladores de juegos enfilar un flujo mucho más extenso de información entre la tarjeta gráfica y la CPU. Este canal de comunicación es especialmente favorable para las CPUs de múltiples núcleos, que históricamente se han utilizado muy poco en las APIs de nivel más alto. En sus pruebas verá que Mantle marca una notoria diferencia en la suavidad y desempeño de las instrucciones de dibujo, en las pruebas de las etapas avanzadas del juego.
  1. Renderizado de cuadro dividido: Mantle otorga a los desarrolladores de juegos el control total sobre los sistemas de múltiples GPUs. Ese “control total” les permite diseñar el renderizador de mGPU que mejor se adapte al diseño de su juego. En el caso de Civilization: Beyond Earth, Firaxis seleccionó un subsistema de renderizado de cuadro dividido (SFR, por sus siglas en inglés). El SFR elimina las latencias inherentes a las configuraciones del AFR.

Dejar una respuesta

comment-avatar

*