[Análisis] Samsung Gear S

[Análisis] Samsung Gear S

Sin duda el 2014 fue el año de los wearables, y no es que estos dispositivos hayan llegado a su punto más alto en este año, sino que, poco a poco, su uso ya se extendiendo fuera de los early adopters y vienen presentando interesantes funciones que lo convierten en un producto de utilidad real para casi cualquier usuario.

Ahora, si regresamos al principio de esta moda, el año 2013, recordaremos que fue Samsung la primera marca grande en mostrarnos un smartwatch, el Samsung Galaxy Gear, aunque en ese momento se sintió más como un experimento que un producto completo y apto para el consumo masivo, lo cual fue mejorando con sus siguientes versiones, habiendo presentado cinco terminales más, mucho más maduros en su propuesta, siendo uno de ellos el Gear S.

¿Y qué tiene que ofrecer el Gear S al usuario? Vamos a verlo en detalle.

 

Video Análisis

 

Empecemos por lo primero que se nos presenta la vista, el diseño, con un Samsung que decide seguir con un diseño rectangular, aunque esta vez con una curvatura que se amolda a la muñeca, lo cual es beneficioso tanto para la comodidad al usarlo como para el reducir el espacio percibido. Y es que no solo la pantalla del reloj es gigante, lo cual hace que se gane en facilidad al usarlo, sino que el equipo es bastante grueso (12.5 mm), lo cual no será del agrado de muchos usuarios que buscarán el balance entre un accesorio y un gadget.

 

IMG_3577

Correa


 

Sobre la correa del reloj, tenemos un plástico texturizado que se siente bastante bien al tacto, pero que sin duda pierde en elegancia frente a otras opciones que están viniendo con correas de cuero o metal. Además, el broche es complicadísimo de usar al principio, insufrible, aunque después de luchar con él las primeras veces ya luego se hace de lo más sencillo, así que no te rindas que en esta ocasión no hay chance de cambiar de correas.

Yendo ahora con la pantalla, esta es curva, con una diagonal de 2 pulgadas, de tecnología AMOLED y resolución de 480×360, que simplemente podría resumir diciendo que es HERMOSA. Sí, es la mejor pantalla que he visto en un smartwatch (y he visto varios), con colores vivos, negros profundos y ángulos de visión que serían la envidia de muchos smartphones tope de gama. Ni hablar con la luz del sol, la pantalla es visible aún en estos casos. Ahora, es obvio que no vamos a estar viendo la pantalla todo el día, pero es una delicia toparte con eso al momento de ver la hora o revisar alguna notificación. Muy bien con Samsung por este lado.

 

IMG_3528

Pantalla


 

Por el lado del hardware, tenemos un procesador doble núcleo a 1 Ghz, 512 MB de RAM y una serie de sensores que permitirán el uso de una gran variedad de funciones en el teléfono, entre los que se incluye el giroscopio, acelerometro, GPS y medidor de ritmo cardiaco. Pero lo que más destaca del Gear S es su conectividad, siendo uno de los pocos smartwatchs en el mercado con la capacidad de insertarle una SIM para darle datos y la opción de hacer y recibir llamadas,  ya sea través del propio teléfono o a través de un set de audio bluetooth.

Sí, el Gear S puede llegar a ser independiente gracias a esta característica, dejando de depender de un teléfono (que ya sabemos que solo es compatible con los últimos modelos de Samsung) para su uso del día a día. Eso sí, eventualmente necesitaremos de algún smartphone sincronizado porque esta será la única forma de meterle apps al dispositivo, algo que si bien no complica mucho, le quita algo de la tan prometida autonomía al terminal.

 

IMG_3552

Aplicaciones


 

Ahora, hablando de apps y funcionalidades, tenemos que mencionar que el Gear S esta vez corre bajo Tizen, la apuesta de Samsung para este tipo de dispositivos que sin duda se muestra bastante interesante a pesar de no ser el tan comercial Android Wear. De fábrica nos toparemos con notificaciones, reproductor de audio (sí, sin necesidad del teléfono y con la posbilidad de conectarle unos audios BT), aplicaciones de S Health (pasos, ejercicio, latidos, sueño y medidor de rayos UV),  teléfono, contacto, correo, calendario, alarma, entre muchos otros, además de aquellos que nos podamos bajar de la tienda de aplicaciones, entre las cual destaca de lejos Opera, de esta manera pudiendo usar un navegador en tu muñeca. Y ni hablar de los juegos.

Como ven Tizen, a pesar de parecer de estar alejado del ruido comercial de Android Wear, está bastante nutrido de aplicaciones y lo más seguro es que tengamos bastante con las opciones que se nos muestra en el mercado.

 

IMG_3602

Reproductor


 

Y con todo esto ¿Cómo va la batería? Pues yo diría que bastante bien, o al menos bastante mejor que otras opciones como el Moto 360 o el Apple Watch, La batería a un uso moderado, con notificaciones y ocasionalmente jugando una partida de Pacman en los tiempos muertos, me alcanzó sobrado el día, llegando incluso a aguantar la noche y la mañana del día siguiente, donde ya tuvo que pedir recarga, recarga que por cierto es a través de un accesorio que se pega al reloj y permite conectarle un cable micro USB. Si bien la idea es que un reloj dure mucho más (muchísimo más), creo que con que aguante dos días se tendrá más que suficiente.

 

Conclusiones

El Gear S es un smartwatch que tiene el apartado “smart” muy bien cubierto, con muchas opciones de conectividad, capacidad de hacer llamadas, un sistema operativo bastante fluido, sensores variados y mucho más. El problema es que ese “mucho más” hace que el teléfono tenga una sobrecarga de elementos, lo cual tendría que ser la razón de lo voluminoso del terminal, lo que hace que pierda un poco en su apartado “watch”, es decir como accesorio.

 

IMG_3593

Samsung Gear S


 

El Gear S es un gadget que se ve como tal, así que definitivamente vas a quererlo (hasta desearlo) si lo tuyo es la tecnología y todo lo que puedes hacer con ella, porque como ya vimos, el Gear S tiene muchísimo que ofrecer para aquel que pueda usar todo su potencial, pero para el usuario común que busca un accesorio quizás se le haga poco atractivo, principalmente por el tema diseño y porque tiene un costo bastante importante.

Si quieres un teléfono en tu muñeca, probablemente el Gear S de Samsung sea para ti.

 


 

Dejar una respuesta

comment-avatar

*