Análisis, Samsung Galaxy S20 Ultra: el smartphone más completo a la fecha

Análisis, Samsung Galaxy S20 Ultra: el smartphone más completo a la fecha


Warning: Use of undefined constant patrocinado - assumed 'patrocinado' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/42/d511095667/htdocs/psblog14/wp-content/themes/maginess/single.php on line 123

 

Lo que están viendo ahora mismo, es posiblemente el teléfono más completo hasta la fecha, el Galaxy S20 Ultra de Samsung.

Es enorme, cuenta con un diseño premium, es súper potente, tiene una excelente autonomía gracias a una batería de 5,000 mAh y cuenta con 4 cámaras, la principal es de 108 MP y es capaz de grabar en 8K. 

Es una combinación monstruosa por donde se vea, ¿vale la pena? Con casi tres semanas de uso puedo asegurarte que sí, aunque no será nada barato.

¿Justifican todas sus novedades este precio? Vamos a averiguarlo. 

 

Diseño


 

No importa cómo lo veas, el Galaxy S20 Ultra es enorme. Si estábamos acostumbrados a que los Galaxy Note de cada año sean los smartphones más grandes pues esta vez tenemos cierto temor y es que el gama alta más ambicioso de Samsung al día de hoy cuenta con una enorme pantalla de 6.9 pulgadas.

Los Galaxy S20 anunciado semanas atrás en el Galaxy Unpacked de Samsung mantienen un diseño idéntico basado en sus antecesores, manteniendo su construcción en vidrio protegido por Gorilla Glass 6 y un marco de aluminio.

Al tener una construcción en cristal seguirá atrayendo huellas y la grasa de nuestros dedos, pero para sorpresa nuestra esta es mucho menor a la vista en otros dispositivos. 

 

 

Ya hemos dicho que el Galaxy S20 Ultra es grande pero no queda ahí, también es pesado. Tiene un peso de 220 gramos y un grosor de 8.8 mm que tienen una razón y es que posee una enorme batería de 5,000 mAh de la cual te hablaremos más adelante.

En cuanto a la distribución de botones, Samsung ha hecho cambios importantes. Se eliminan todos los botones del lado izquierdo y se centran únicamente en el lado derecho, donde encontraremos el control de volumen y el botón de bloqueo/desbloqueo. 

 

Para encenderlo bastará con mantener presionado el botón de bloqueo pero para apagarlo tendremos que hacer una combinación de botones entre el botón anterior y el de volumen abajo, donde aparecerá la opción de apagado o reinicio.

 

En el día a día el teléfono luce bastante bien y a diferencia de sus antecesores no resbala. Eso sí, no es fácilmente de usar debido a su gran pantalla, por lo que en la mayoría de situaciones tendrás que usarlo con las dos manos, más que todo para sujetarlo fuerte y no sentir la preocupación de que pueda resbalar o caerse de nuestras manos.

 

 

Debido a la protuberancia de su sistemas de cámaras, el Galaxy S20 Ultra no puede estar en una superficie plana sin moverse. Esto puede solucionarse con el case que viene de fábrica dentro de la caja o con otro que desees adquirir. 

 

Pantalla

Cada año Samsung presenta las mejores pantallas del mercado y este año no es la excepción. El S20 Ultra no solo es una pantalla enorme, también es el panel de mejor calidad a la fecha y la envidia de cualquier otro fabricante. 

Nos encontramos con un enorme panel de 6.9 pulgadas del tipo Infinity-O, es decir con un hoyo en el centro superior donde encontramos la cámara frontal. La pantalla es una Dynamic AMOLED con resolución QHD+, soporte HDR10 y con una frecuencia de refresco de 120 Hz.

 

 

Samsung no es el primer fabricante en apostar por una alta tasa de refresco en un móvil, OnePlus lo hizo primero tiempo atrás, pero se agradece que el mejor fabricante de pantallas del mundo se anime a aumentar los Hz y así mejorar la experiencia de usuario. Además se aumenta el sensor táctil a 240 Hz, siendo el más veloz de su tipo.

El apartado de la tasa de refresco tiene un “truco” y es que los 120 Hz solo funciona bajo la resolución FHD o 1080p.

En estas mismas pantallas encontramos un lector de huellas biométrico, según Samsung es el mismo que estrenaron en los Galaxy Note 10, por lo que la calidad y velocidad está asegurada.

Ya sea en el papel o en la práctica, la pantalla del Galaxy S20 Ultra es absolutamente magnífica. No hay otra forma de describirla.

 

La pantalla del Galaxy S20 Ultra es impresionante en todo aspecto


 

Todas las características de esta, desde el brillo hasta el balance de colores es excepcional, la calidad está garantizada y ver contenido multimedia es una delicia que cualquiera de sus usuarios puede disfrutar. 

 

Hardware


 

Al igual que años atrás, los nuevos Galaxy S20 llegan en dos versiones con distintos procesadores. A nuestra región llega nuevamente la variante Exynos fabricada por Samsung, específicamente el Exynos 990, fabricado en 7 nanómetros y compatible con 5G.

Lo acompañaba una configuración monstruosa como 12 GB de RAM y 128 GB de memoria interna ampliable vía microSD.

Esta combinación de potencia y memoria hace que el Galaxy S20 Ultra sea un cohete, no hay otra forma de describirlo. Es rápido en todo sentido, cero demoras o problemas en transiciones. Chatear, escuchar música, ver vídeos, jugar, editar y un largo etcétera, no importa lo que hagas el equipo simplemente funciona a la perfección.

Si bien el hardware del Galaxy S20 Ultra es bastante completo, no es netamente perfecto. Samsung eliminó por completo el auricular jack 3.5 mm a favor del USB Tipo C y tampoco encontramos un DAC dedicado para los audiófilos. 

 

 

No te confundas, la reproducción de música y vídeo es excelente, en gran parte por la combinación de hardware que posee, pero el audio podría haber sido un punto fuerte si hubieran apostado por un DAC dedicado.

Como es de esperarse al terminal no le falta ninguna conexión o certificaciones. Tenemos Wi-Fi ac, carga inalámbrica 2.0, Bluetooth 5.0, Wi-Fi 6, PowerShare (compartir carga con otro dispositivo vía carga inalámbrica), resistencia a agua y polvo gracias a la certificación IP68.

¿En resumen? Un rendimiento excepcional que no se ve opacado por nada. 

 

Cámara


 

Año tras año, Samsung siempre ha estado en el Top 3 de smartphones con mejor cámara del mercado. Y no nos referimos únicamente a fotografía, sino a todo el apartado general, selfies, vídeos y versatilidad.

En los últimos tres años los coreanos han dominado por completo el apartado de vídeo en Android, mientras que en fotografía tenían algunos pendientes frente a otros de sus rivales. Hoy, con los nuevos Galaxy S20, la historia cambia nuevamente.

Atrás quedaron los reclamos por fotos nocturnas mejorables, teleobjetivos cortos o gran angular mejorable y es que el Galaxy S20 Ultra corrige todo esto. 

El nuevo sistema de cámaras estrenado en el Galaxy S20 Ultra ofrece la calidad que necesitaba Samsung para volver a liderar el mercado. ¿Es perfecto? No, pero es bastante bueno y mejor al que ha ofrecido el fabricante en la gama alta del año pasado.

Nos encontramos con un lente principal de 108 MP con estabilizador óptico y apertura f/1.8, exclusivo del Galaxy S20 Ultra. Lo acompaña un lente ultra gran angular de 12 MP con 120° con apertura f/2.2 y estabilización en vídeo, un teleobjetivo de 48 MP con apertura f/3.5 y estabilizador óptico y, finalmente, y un sensor de profundidad.

Esta combinación de lentes hace que el Galaxy S20 Ultra tenga un rendimiento muy versátil en distintas situaciones, destacando en 3 apartados: fotografías con gran detalle gracias a sus 108 MP, Space Zoom y grabación en vídeo en 8K.

Hablemos primero del sensor principal, fabricado por Samsung y estrenado recién en un gama alta de la empresa. 

Si bien el lente principal es de 108 MP esto no quiere decir que las fotografías salgan bajo esta resolución y es que normalmente cuando un sensor es mayor a 16 MP se usa Pixel-binning, que básicamente fusiona 4 píxeles en 2×2. Claro, está sería la medida habitual pero Samsung va más allá y gracias a su tecnología Tetracell se pasa a Nanocell, donde ahora se fusiones 9 píxeles en 3×3.

De esta forma se consiguen fotos en 12 MP con mayor iluminación y detalle, a pesar de tener una apertura f/1.8 que ya es menor a la habitual en la gama alta. ¿Por qué se conseguiría mejores detalles? Pues el sensor de 108 MP es más grande de lo habitual y gracias a esto se consigue píxeles más densos.

Aquí algunos ejemplos.

 

 

 


 

 

 

 

 

Las fotografías muestran mucho detalles, nitidez y colores vibrantes, estos últimos tienen cierta tendencia al rojo en algunas situaciones. Así mismo podría criticarse que el software de post-procesado suaviza mucho la piel en las fotos de personas, pero ya por experiencia sabemos que esto suele solucionarse en actualizaciones, después de todo el equipo aún no se vende oficialmente hasta el 6 de marzo.

El Modo Nocturno ha tenido mejoras frente al que hemos visto en los Galaxy S10 y Note 10, aunque su mejora parece más que todo por el nuevo sensor fabricado por Samsung, el cual también logra captar luz. Con el Modo Noche se consiguen buenos resultados, aunque no tan sorprendentes como los vistos en los Pixel 4 o el Mate 30 Pro, la ventaja es que los colores del S20 Ultra son más reales.

 

Por supuesto los 108 MP no son un gimmick como es habitual y aparte a los resultados anteriormente mencionados nos encontramos con Quick Crop, el que nos permitirá hacer recortes en nuestras fotos sin pérdidas de detalles.

En cuanto a Space Zoom, es básicamente un nombre comercial para el renovado zoom que ha conseguido Samsung en sus Galaxy S20 y en sus futuros smartphones.

 


 

El Galaxy S20 Ultra consigue un zoom híbrido 10x, con el cual la pérdida de detalles es mínima y siendo la más óptima, pero consigue llegar hasta 100x de forma digital. En el papel es un gimmick y en la práctica puede serlo si no lo usas, después de todo el resultado es aceptable únicamente hasta 30x, a más zoom encontraremos pérdida de detalles, ruido y para capturar una foto decente necesitaremos un trípode.

 


 

No me imagino al usuario tradicional haciendo zoom 100X a un objeto, es una característica muy segmentada pero está ahí por si el cliente lo necesita.

 


 

En cuanto a grabación de vídeo, el Galaxy S20 Ultra es nuevamente el Android con mejor cámara para este formato. La grabación en FHD y en 4K es bastante buena, de hecho excepcional para un teléfono, y gracias a que los lentes principales cuentan con estabilizador óptico los resultados son muy buenos incluso en movimiento. A esto añadimos que la empresa ha renovado Super Steady para vídeos con mejor estabilización y un nuevo Modo Hyperlapse Nocturno.

En cuanto a la cámara frontal tenemos un sensor principal de 40 MP con apertura f/2.2 y un tamaño hasta 3 veces mayor al visto en los Galaxy Note 10. ¿El resultado? Pues selfies con mayor definición, contraste e iluminación. Aquí algunos ejemplos.

 


 

Finalmente, el último apartado importante al que Samsung destaca en su renovado sistemas de cámaras es 8K, que es básicamente la grabación de esta resolución en este formato. Siendo honesto no me convence del todo.

Son muy pocos usuarios con pantallas en 8K, el dispositivo solo permite grabar en esta resolución a 24 fps y, de momento, el vídeo grabado en este formato solo puede almacenarse en la memoria interna, por lo que tu almacenamiento se agotará rápidamente.

Hasta aquí queda claro que el sistema de cámaras estrenado en el Galaxy S20 Ultra es bastante bueno a pesar de no ser perfecto. Cuando nos otorgaron esta unidad en San Francisco, notamos un problema de inconsistencia en el autofocus del terminal que fue solucionado en una actualización, aunque este mismo problema no parece haberse ido en algunas unidades con Snapdragon. De hecho Samsung es consciente de estos problemas, así como los que hemos mencionado y ha prometido mejoras en la cámara a través de una actualización.

 

Batería


 

Si el Galaxy S20 Ultra ya había cumplido en todos los apartados, la autonomía no podía ser la excepción. 

Ya sabemos que el terminal es enorme, en todos los sentidos, por lo que Samsung decidió incorporar una enorme batería de 5,000 mAh con carga súper rápida de 45W, aunque hay truco. Si bien soporta esta velocidad de carga los coreanos incorporan un cargador de 25W, que si bien parece poco hace que el teléfono cargue bastante rápido, demasiado diría yo.

Para ser más preciso, con el cargador de fábrica de 25W, podrás obtener un 32% de carga en apenas 15 minutos. En 30 minutos conseguirás 62% y 100% en 59 minutos, por lo que con un cargador de 45W obtendrías mejores resultados.

Sobre el papel el dispositivo tiene una gran batería y en la práctica una autonomía bastante sólida. Puedes llegar al día y medio sin ningún problema en uso intensivo, usando todos los servicios de chats, música, vídeos e incluso juegos.

Eso sí, la autonomía puede reducirse según la resolución y la velocidad de refresco de pantalla. Por ejemplo, ya te hemos comentado que la velocidad de 120 Hz está únicamente en resolución 1080p, en este formato solemos hacer unas 7 horas y 30 minutos de pantalla encendida. ¿Y en 60 Hz? Pues en mis pruebas he llegado a superar las 8 horas hasta que el teléfono me avisaba que ya tenía 15%, por lo que en teoría podría haber logrado una hora extra sin inconvenientes.

Entonces, ¿cómo calificaría este apartado? Pues excelente. La autonomía es bastante buena y lo mejor es que podría mejorar aún más con futuras actualizaciones. 

 

Conclusiones

Estamos ante el smartphone más completo del mercado a la fecha y sin duda el mejor. Destaca en los apartados más importantes para cualquier usuario como rendimiento, autonomía, cámara, diseño y software.

Por supuesto no es perfecto, pero está a un paso de la perfección, de hecho pienso que el famoso “sweet-spot” es el Galaxy S20+. ¿La razón? Si bien el Galaxy S20 Ultra destaca por tener mejores características, en la práctica estas no son tan útiles para la mayoría de usuarios y para el resto de mortales, el S20+ sería el dispositivo a elegir y es que cuenta con  las mismas fortalezas destacadas que el S20 Ultra.

¿Y sobre la cámara? Pues Samsung ha mejorado muchísimo, ha dado el salto que muchos estábamos esperando y mejora fuertemente frente a sus antecesores, sobretodo en fotografía nocturna, selfies y versatilidad de cámara, como el zoom híbrido. Donde sí veo un gran gimmick es en dos apartados: zoom 100x y 8K.

Sobre el primero no creo que el común de los usuarios los use, además que después de los 30x las imágenes empiezan a perder detalle y a ganar ruido. Y en el caso del segundo es aún más de nicho, hay muy pocas personas con televisores 8K, además que el hardware está limitado a grabar en 24 fps y está obligado, de momento, a grabar dichos vídeos en la memoria interna, por lo que no es rentable a largo plazo.

¿En resumen? Pues un teléfono que vale totalmente la pena, es el más completo pero también es el más caro de su tipo, ya dependerá de los requerimientos de cada uno. Lo que sí está claro es que el dispositivo puede hacer de todo y mejorar en cada actualización.

 

Dejar una respuesta

comment-avatar

*